lentejas.info

Recetas paso a paso

Lentejas con salmon ¡todo un descubrimiento!

¡Descubre el estallido de sabor de las lentejas con salmón! La combinación perfecta de la suavidad del salmón con el toque rústico de las lentejas te cautivará. Una receta sencilla que transformará tu mesa en un festín de aromas y texturas, ¡y en tiempo récord!

Ingredientes necesarios

¡Las lentejas con salmón van a conquistar tu paladar! Como amante de los sabores intensos y las fusiones atrevidas, te traigo una combinación que no dejará a nadie indiferente.

Lentejas con salmon ¡todo un descubrimiento!

Para esta aventura culinaria, asegúrate de tener:

  • Lentejas: Yo suelo decantarme por las lentejas de la variedad castellana, que absorben los sabores como ninguna otra. Pero si prefieres algo más suave, las lentejas rojas son una opción fantástica y además, ¡no necesitan remojo!
  • Salmón: Un buen filete de salmón noruego, con su carne rosada y firme, es mi recomendación personal. Pero si lo que buscas es un toque más suave, el salmón de Alaska también es una excelente elección.

Recuerda, la magia está en los detalles. Unas ramitas de tomillo o un poco de eneldo fresco pueden elevar este plato a la categoría de obra maestra. Y si te sientes valiente, ¿por qué no añadir un chorrito de vino blanco al cocinar las lentejas? ¡Experimenta y haz que la receta hable de ti!

Preparación de las lentejas con salmón

¡Amigos, las lentejas con salmón van a revolucionar vuestras cenas! Os cuento, las lentejas deben quedar al dente, y para eso, nada mejor que las pardinas. ¿Que no las tenéis? No hay problema, cualquier tipo servirá, pero ajustad el tiempo de cocción.

El salmón, ese protagonista de sabor suave y textura sedosa, lo vamos a marinar con amor. Un chorrito de aceite de oliva, la frescura del limón y un toque de eneldo, y estaréis listos para una experiencia culinaria sublime. ¿No tenéis eneldo? Experimentad con perejil o cilantro, ¡la cocina es aventura!

Lentejas con salmon ¡todo un descubrimiento!

Os voy a confesar algo: la primera vez que mezclé lentejas con salmón fue por pura casualidad, y desde entonces, se convirtió en mi plato estrella. Cuando las lentejas estén listas, incorporad el salmón y dejad que se cocinen juntos unos minutos. Así, amigos, se crea un plato estelar que os hará pedir más.

Receta

Lentejas con salmón

Una combinación sorprendente que te hará redescubrir el placer de las legumbres.

Ingredientes

  • 200 g de lentejas castellanas
  • 2 filetes de salmón noruego (aproximadamente 150 g cada uno)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 zanahoria grande
  • 1 hoja de laurel
  • Unas ramitas de tomillo
  • Sal y pimienta negra al gusto
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • 50 ml de vino blanco (opcional)

Instrucciones paso a paso

  • Comienza por lavar las lentejas bajo agua fría y escúrrelas. Pica la cebolla, el ajo y la zanahoria en trozos pequeños.
  • En una olla, calienta un poco de aceite de oliva y sofríe la cebolla y el ajo hasta que estén transparentes. Añade la zanahoria y las lentejas, y rehoga durante un par de minutos.
  • Cubre con agua, añade la hoja de laurel, el tomillo y, si te apetece, un chorrito de vino blanco. Lleva a ebullición, reduce el fuego y deja cocer a fuego lento hasta que las lentejas estén tiernas, aproximadamente 30-40 minutos. Salpimienta al gusto.
  • Mientras tanto, prepara el salmón. Salpimienta los filetes y, si lo deseas, marínalos con un poco de aceite de oliva y eneldo fresco durante unos 15 minutos.
  • En una sartén antiadherente, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto y cocina el salmón por ambos lados hasta que esté dorado y cocido al punto deseado.
  • Sirve las lentejas en un plato y coloca encima el filete de salmón. Decora con unas ramitas de tomillo o eneldo fresco para un toque aromático adicional.

Notas:

  • Si prefieres una textura más cremosa, puedes triturar una parte de las lentejas antes de servir.
  • Este plato es ideal para una comida nutritiva y reconfortante en los días fríos.
  • Las sobras se pueden guardar en la nevera y están igual de deliciosas al día siguiente.