lentejas.info

Recetas paso a paso

Cómo hacer lentejas guisadas: una receta clásica

¡Descubre el abrazo cálido de unas entejas guisadas al estilo clásico! Su sabor profundo y hogareño, con ese toque de laurel y pimentón, te transportará a los almuerzos familiares de siempre. Y lo mejor de todo, es tan fácil de preparar que te convertirás en un experto en un abrir y cerrar de ojos.

Ingredientes necesarios

¡Preparar lentejas guisadas es pan comido! Aquí te dejo la lista de lo que necesitas para que te queden de rechupete. ¡Vamos allá!

Cómo hacer lentejas guisadas: una receta clásica

Empieza con las lentejas, elige las que más te gusten, ¡todas son buenas! Yo me decanto por las pardinas, que no necesitan remojo y se cocinan en un abrir y cerrar de ojos.

Para ese sofrito que te hace la boca agua: cebolla, ajo, pimiento y tomate. Pícalo todo bien pequeñito y verás qué sabor más casero y delicioso.

En cuanto a las especias, no te cortes: pimentón, una hojita de laurel y mi toque estrella, el comino, que además de sabor, ¡te ayudará a sentirte ligero como una pluma!

Si te va la marcha, añade un poco de chorizo o morcilla, y si no, ¡sin problema! Estas lentejas están buenas de todas formas. Y recuerda, ¡tú eres el chef! Así que si hay algo que te pirra o algo que no te convence, cámbialo. ¡Haz estas lentejas a tu manera!

Preparación de las lentejas

¡Preparar lentejas es todo un arte que está al alcance de tu mano! Te voy a guiar para que descubras lo fácil y gratificante que es. Primero, selecciona las lentejas con cariño, como si buscaras tesoros entre la arena. Luego, dale un buen lavado para que queden impecables.

El remojo es ese paso mágico que transforma la textura de las lentejas. Sumérgelas en agua y déjalas reposar; así, absorberán el líquido y se cocinarán de maravilla. ¿Sabías que en mi casa nunca falta un tarro de lentejas en remojo? Es una tradición que me recuerda a los aromas de la cocina de mi abuela.

Y ahora, ¡a cocinar se ha dicho! No tengas miedo de ser creativo y añadir un toque personal con tus especias favoritas. ¡Experimenta y convierte cada plato de lentejas en una nueva aventura culinaria!

El sofrito: base del sabor

¡El sofrito es el corazón de nuestras lentejas guisadas! Y es que, ¿quién puede resistirse al aroma de un buen sofrito casero? Ese olorcito que te envuelve y te transporta a esos momentos de reunión familiar alrededor de la mesa. Te voy a contar un truquito que aprendí de mi abuela y que hace que el sofrito quede para chuparse los dedos.

  1. Agarra tomate, pimiento, cebolla y ajo, los pilares de un sofrito auténtico. En mi casa, nunca falta un buen chorro de aceite de oliva para empezar a cocinarlos. ¿Y tú, cómo lo haces?
  2. El truco está en no tener prisa. Pica todo bien pequeñito y déjalo pochar a fuego lento, charlando con los ingredientes hasta que se caramelizan y te cuentan sus secretos de sabor.

Si sigues estos consejillos, tus lentejas guisadas se convertirán en una verdadera delicia. ¡Dale tu toque personal! A veces, me gusta añadir un poco de chorizo picado al sofrito o una hojita de laurel; cambia el juego por completo. ¡Sé valiente y experimenta! Al final, cocinar es como la vida, ¡mejor con un poco de improvisación y mucho amor!

Cómo hacer lentejas guisadas: una receta clásica

Cocción y tiempos

¡Es hora de que la magia opere en tu cocina! Vamos a casar las lentejas con ese sofrito que ya promete un festín para los sentidos. La clave aquí es la paciencia, porque una cocción meticulosa es el secreto para unas lentejas perfectamente tiernas.

  1. Comienza por unir con amor las lentejas y el sofrito en tu olla favorita. Queremos que cada lenteja se bañe en el abrazo aromático del sofrito.
  2. A continuación, cubre las lentejas con agua y deja que el fuego lento haga su trabajo. Aquí es donde tu toque personal entra en juego. Mi recomendación es que les des unos 30 minutos de cocción, pero siempre vigilando y removiendo ocasionalmente con cariño.

Recuerda que cada lenteja es un mundo y cada fogón un universo. No dudes en ajustar el tiempo de cocción a tu gusto. ¡Sé valiente y experimenta! Si te gustan más líquidas, añade un chorrito de agua extra. Si las prefieres más espesitas, deja que el caldo se concentre un poco más.

Y para ese toque nostálgico, no escatimes en una pizca de sal y una hoja de laurel, que nos evoca los domingos en casa de la abuela. ¡Disfruta de este abrazo en forma de guiso!

Receta

Lentejas guisadas clásicas

Tiempo de preparación: 1 hora y 30 minutos

Un guiso tradicional de lentejas, perfecto para entrar en calor y disfrutar de un plato lleno de sabor y nutrientes.

Ingredientes

  • 300 g de lentejas pardinas
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde
  • 2 tomates maduros
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 hoja de laurel
  • ½ cucharadita de comino molido
  • 100 g de chorizo para guisar (opcional)
  • 100 g de morcilla (opcional)
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua o caldo de verduras

Instrucciones paso a paso

  • Comienza por seleccionar y lavar las lentejas bajo agua fría, asegurándote de eliminar cualquier impureza.
  • Prepara el sofrito picando finamente la cebolla, los ajos y el pimiento verde. Sofríe estos ingredientes en una cazuela con aceite de oliva hasta que estén doraditos.
  • Añade el tomate pelado y picado al sofrito y cocina unos minutos más. Incorpora el pimentón con cuidado de que no se queme, para evitar que amargue.
  • Introduce las lentejas en la cazuela junto con la hoja de laurel, el comino, sal al gusto y, si lo deseas, el chorizo y la morcilla en trozos.
  • Cubre las lentejas con agua o caldo de verduras hasta que estén bien sumergidas y lleva a ebullición. Reduce el fuego y deja cocer a fuego lento durante aproximadamente 1 hora o hasta que las lentejas estén tiernas.
  • Remueve de vez en cuando y añade más líquido si es necesario. Rectifica de sal y especias antes de terminar la cocción.
  • Sirve caliente y, si lo deseas, espolvorea con un poco de perejil fresco picado para dar un toque de color y frescura.

Notas:

  • Si prefieres una textura más espesa, puedes triturar una pequeña parte de las lentejas al final de la cocción y volver a incorporarlas al guiso.
  • Este plato es ideal para preparar en grandes cantidades y conservar en la nevera o congelar en porciones para disfrutarlo en otro momento.