Receta de lentejas fácil

Cómo hacer lentejas paso a paso

Ensalada de lentejas

Ensalada de lentejas

Una fresca ensalada de lentejas con verduritas y un aliño de mostaza y miel que lo convierte en un plato delicioso.
Esta es la típica receta de los picnics, pues se transporta bien y es una excelente comida para hacer el día antes, pues es diez veces más sabrosa el día después y se mantiene en la nevera muy bien durante 2-3 días.

Si quieres comer algo sano sin renunciar al sabor, pero no quieres tirar de comidas precocinadas para llevar, esta receta es la solución.

A diferencia de los garbanzos o alubias secas, las lentejas no necesitan remojo previo antes de ser cocinadas. Simplemente hay que lavarlas para eliminar cualquier resto, y cocerlas en caldo con una hoja de laurel.

Este plato es probablemente uno de los más habituales en mi casa, y hasta ahora nadie se ha quejado de él. Hay muchas formas de preparar un plato de lentejas. Lo más conocido creo que es la clásica receta de lentejas con chorizo ¡Muy ricas!.

Pero en esta ocasión nos animamos a usar este ingrediente en una ensalada. ¿Te animas a cocinar con nosotros? ¡Vamos allá!

La lista de ingredientes puede parecer un poco larga, pero después de leerlos con detenimiento, verás que en su mayoría son sólo especias.
Es esta especial combinación de sabores que crean una ensalada con un toque muy especial.

Tiempo total: 35 minutos

Ingredientes para 4 raciones:

  • 1 taza de lentejas
  • 750 ml caldo de pollo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 zanahoria grande, finamente picada
  • 1/2 cucharadita de tomillo
  • 3 cucharadas de perejil fresco picado
  • 1 diente de ajo, picado
  • 1 cucharadita mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de miel
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de jugo de limón, recién exprimido
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 90 gr de queso de cabra

Preparación de la ensalada de lentejas:

En primer lugar, lo que vamos ha hacer es cocer las lentejas. Para ello, ponemos las lentejas secas con el caldo de pollo y la hoja de laurel en una cazuela, a calentar a fuego fuerte.

Cuando empiece a hervir, bajamos la temperatura y dejamos que cuezan a fuego lento durante media hora o el tiempo que sea necesario hasta que las lentejas estén tiernas (el tiempo va a depender de la variedad de lentejas que hemos escogido).

Una vez transcurrido el tiempo, eliminamos la hoja de laurel y escurrimos las lentejas. Dejamos que enfríen a temperatura ambiente o el el frigorífico, como queramos.

Mientras tanto, en un cuenco grande, mezclamos la zanahoria picada finamente, el tomillo, el perejil fresco picado, el diente de ajo picado, la mostaza de Dijon, la miel, la sal, la pimienta negra, el zumo de limón y el aceite de oliva virgen extra.

Agregamos las lentejas frías y removemos todo para que se reparta todo uniformemente. Probamos para ver si es necesario rectificar de sal y desmenuzamos el queso de cabra por encima.

Ya podemos servirlo o guardarlo en la nevera para el día siguiente.